Productos sí, personas no


¿Habéis visto la película Blade Runner? Es una de mis favoritas. Pues bien, en esa obra de arte de Ridley Scott aparece un aparato maravilloso que sirve para hacer huevos duros. Recordáis la escena  en casa de J.F. Sebastian cuando Daril Hannah, Pris en la película, mete la mano en una especie de probeta grande de agua hirviendo y saca un huevo, dando a entender a Sebastian su naturaleza replicante. Si Pris hubiera dado la vuelta al aparato habría leído: Made in China.

Al igual que el atrezo de Blade Runner, nuestro mundo está lleno de objetos que son de otro lugar. De China en su mayoría, pero también de Nueva Zelanda, de Estados Unidos o de Italia. Algo normal en un mundo globalizado como el nuestro. Gracias a este mundo de fronteras abiertas podemos tener en nuestra cocina granos de café senegales y tazas rusas. Podemos mover la leche con cucharillas suecas, o de donde sea el Ikea, y mirar el informativo en una tele madeinTaiwan, mientras ponemos los pies en nuestra mesita de roble canadiense. El mundo ya no tiene límites.

Lo extraño es que tengan más facilidad para viajar los productos que las personas. Mal asunto éste. Denota que el poder está en manos de gente que tiene más interés en que se desplacen cosas que se pueden comprar y vender que personas, que para eso ya están las mafias. Es asombroso que un producto pueda cruzar el mundo como si nada y una persona se las vea putas para ir, por ejemplo, a Estados Unidos. Y ya no hablo de inmigrantes ilegales, los pobres. Hablo de las gentes del primer mundo desarrollado y prepotente… Nos desnudan, nos hacen sacar todas las cosas de la maleta, nos hacen tirar los botes de colonia, desodorante, dentífrico y demás, encender todos los aparatos eléctricos… Nos tratan como terroristas, aunque en las noticias los terroristas suelen pertenecer a etnias minoritarias, según nos dicen. La polla.

Y si entramos a valorar lo de los inmigrantes qué decir. Les vendemos teles y antenas parabólicas para que vean lo deputamadre que es nuestro mundo. Les decimos que su mundo es una mierda y que no tienen nada que hacer. Les recordamos que son unos atrasados por seguir religiones en desuso que lo único que hacen es poner en evidencia la desigualdad en su propia sociedad, poco menos que los convencemos de que lo mejor que pueden hacer es venirse al occidente salvador y cuando se atreven a dar el paso, a cruzar medio mundo pasando por penurias innombrables, resulta que los metemos en un gueto y los tachamos de criminales. Cómo no se van a hacer terroristas.

Productos sí, personas no.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: