Posts tagged ‘Wikileaks’

3 diciembre, 2010

Miedos y extrañezas


Lo siento, pero yo, a partir de ahora, callado como una puta. A mi si me preguntan, y vosotros deberiáis hacer lo mismo, por muy desesperado que esté y por muy mal que me vaya con esto de la crisis, yo diré que de puta madre, que gracias. Porque, amigos míos, el señor Aznar, y decir señor es mucho, ha dicho que si ve a España desesperada, quiza vuelva a la política (“If I saw that Spain was really in despair, I may have to step back in to national politics“, según el wikicable). ¿A que acojona? Por eso, yo a partir de ahora, chitón. ¿Por qué coño habrá gente que se piensa que tiene que salvarnos de la desesperación? ¿No se darán cuenta que estamos desesperados por su culpa? En fin, calladito, Luna, que vendrá Aznar y te comerá.

Otra cosita de la que me dado cuenta con esto de los wikicables de wikileaks, es que la corrupción estatal está a la orden del día y que en cierto modo es consentida por los Estados Unidos, ya que prefiere gobiernos corruptos a gobiernos con ideas. Los jefes del mundo sólo se preocupan cuando la cosa pone en peligro sus propios planes. Por eso, pese a saber que en Marruecos la corrupción está institucionalizada y que las decisiones sobre inversión las toman  Mohamed VI, un tal “Fouad Alí el Himma, íntimo amigo del monarca y líder del Partido Autenticidad y Modernidad; y Mounir Majidi, secretario particular de Mohamed VI”, no hacen nada. Marruecos es un aliado tradicional de Estados Unidos, por eso se puede permitir el exterminio del pueblo saharaui, por eso nunca sale adelante el referendum de autodeterminación de Sahara, porque Estados Unidos, que junto a Francia es el país con mayor poder de presión, mira para otro lado. Corrupto, pero aliado.

También se registra en los wikicables el caso del tandem humorístico Putín-Berlusconi, que se lucran del negocio del gas comprometiendo las políticas energéticas europeas. Se señala asimismo el caso afagano, donde los maletines se mueven con millones de euros provinientes del opio, y nadie dice nada. Pero son amigos y no son peligrosos, nos ayudan a seguir con nuestros planes imperiales.

Eso sí. Al tal Julian Assange, el fundador de Wikileaks, hay que silenciarlo por todos los medios. Porque ése sí que es peligroso, nos pone en evidencia. Por eso desde anoche (1 diciembre 2010) se lleva a cabo una persecución para silenciar la página que ha revelado los secretos de la diplomacia estadounidense, ¿se hace porque haya mentido? no, se hace porque ha dicho la verdad, demasiada verdad. Es decir, se esta llevando a cabo el cercenamiento de la libertad de expresión por medio de la presión a las empresas que alojan el dominio www.wikileaks.org, al que ya no se puede acceder, aunque gracias al Partido Pirata sueco se puede visitar en www.wikileaks.ch, contraviniedo a su propio gobierno que tiene en marcha una alerta roja en la interpol, la orden de búsqueda internacional de mayor prioridad, por los supuestos delitos sexuales que se le imputan al tal Assange. Que digo yo que si es culpable habrá que juzgarle, pero que en España hemos tenido violadores británicos a los que no se les ha perseguido hasta que han violado y asesinado niñas. Vamos, que me huele a caza de brujas.

Ahora el enemigo público número uno de los Estados Unidos se llama Julian Assange, para más señas presunto violador, hacker y desvelador de secretos diplómaticos. El fundador de wikileaks tiene el honor de haber desbancado en el puesto de enemigo público número uno al mismísimo…. TAN TA TA CHAN… Osama Bin Laden. ¿Cómo es esto? Qué cada cuál piense sobre el asunto, pero me parece claro que ni Assange ni Bin Laden son los más peligrosos en este cuento. Lo cierto es que hay ordenes internacionales de captura y que hay presiones a empresas  privadas para que no alojen a wikileaks. Es decir, están intentando matar al mensajero y lo están haciendo, y no sé si dan cuenta de ello, poniendo de manifiesto que la justicia internacional esta a su servicio para solicitar órdenes de captura a través de un tercero, el caso Couso es otro ejemplo, y dejando claro que pueden ejercer presión sobre gigantes informáticos como Amazon. No sé yo quién da más miedo.

En cualquier caso yo calladito, no vaya a ser que me toque pringar con algo. Eso sí, voy a mirar si tengo algo de Amazon en mi ordenador para darme de baja.

1 diciembre, 2010

Wikileaks y los motivos para ser Rojo.


Resulta que se ha puesto ante nuestros ojos la verdad y estamos escandalizados. Ahora nos damos cuenta de que eso que sucede en la películas es verdad. Que hay espías, que hay presiones por parte del cuerpo diplomático estadounidense a mandatarios, jueces e instituciones para poner en marcha las actuaciones acordes a sus intereses o para cerrar aquellas bocas que no es conveniente oír. Y eso molesta. Aunque no sé por qué. Escuece que la justicia no fuera valiente con el caso Couso y no se atreviera a juzgar a los culpables de un asesinato. Pero todos sabemos cómo funciona la justicia y que la ciega de la espada no es tan ciega. Nos sorprende que nuestros políticos y fiscales interfirieran en la administración de la justicia, y parece que la pelota está en el tejado de los Yankis, pero lo cierto es que los que están en entredicho son el resto, porque el cuerpo diplomático estadounidense hace su trabajo, y lo hace bien por sucio que nos parezca, y son los demás los que obedecen, dejando a las claras que existe un imperio que ordena y manda en el mundo.

Y este es el punto al que quiero llegar. Lo que realmente demuestran los papeles destapados por Wikileaks, que al parecer le llegaron a J.Assange en un cedé con una carátula de Lady Gaga, es que los Estados Unidos son los amos del mundo, más allá de la vena literaria de su cuerpo diplomático o la falta de tacto al enviar sus observaciones. Y eso es una buena noticia. Lo es porque pese a que ya nos imaginábamos que esto era así, desde los fortines del imperio se nos decía que eso de la ‘mano negra’ era un invento de gente que quiere ver cosas donde no las hay, y que si el mundo funciona como funciona es porque la confluencia de intereses lo lleva en esa dirección. Mentira. Ahora sabemos que existen directrices claras sobre qué hacer y cómo hacerlo. La mano negra se llama Secretaria de Estado/Pentágono, ocupe quien ocupe el cargo.

Ahora bien, lo que realmente asusta a la señora Clinton es que la credibilidad de los voceros ha sido dinamitada. Es decir, la próxima vez que escuchemos a Juan Fernando López Aguilar prometiendo justicia nos pensaremos muy mucho si creerle. La próxima vez que se inicie una persecución a un juez, como Garzón, sabremos que está promovida desde el imperio para “torcer el brazo” de la justicia comprometida que pretende investigar las torturas y las violaciones de derechos, las de Guantanamo y las de la Guerra Civil.  Y así todo lo que se nos ocurra… guerras, implantación de multinacionales, dominio de los recursos naturales; absolutamente todo responde a los designios del Imperio. Ahora ya lo sabemos y no nos pueden decir que no.

Por eso, pese a que la secretaria de estado norteamericana, Hilary Clinton, aseguraba que Wikileaks iba a poner en riesgo no sólo “la causa de los derechos humanos sino también las vidas y el trabajo de muchos individuos”, claro que José Couso y los civiles iraquíes y los muertos de congo no son individuos ni tienen derechos humanos, hay mucha gente que se alegra por la filtración de Wikileaks. Un ejemplo de ello aparece hoy en El País, donde Máximo Cajal, ex diplomático español, señala que “estos documentos ponen al desnudo las presiones confesables y algunas inconfesables a las que están sometidos los llamados países aliados. Los llamados países aliados tendremos que ser más cautos. El jefe de Estado, los ministros, la Magistratura, los fiscales… En el futuro tendremos que ser conscientes de lo que está en juego cuando uno se sienta delante de un funcionario de EE UU. No se trata sólo de que puedan aparecer sus manifestaciones publicadas, como ha ocurrido, sino que uno puede verse sometido a presiones. Hay que ser cauteloso con lo que se dice y con lo que se escucha, porque muchas veces compromete más lo que se escucha que lo que se dice”.

Yo también me alegro. Porque ahora ya sabemos que existe una mano negra, que existe un imperio, y que los rojeras, podremos serlo con todo el derecho del mundo. Me alegro de poder llamar mentiroso a un político o a un juez sin tener que atenerme a las consecuencias de haber acusado sin pruebas, me alegro de poder llamar asesinos a los dirigentes de las grandes empresas y me alegro de tener la prueba escrita y fehaciente de la existencia de una élite que se llena la boca de grandes y bellas palabras (derechos humanos, justicia, paz…) para hacer exactamente lo contrario de lo que dicen, y hacerlo con un sólo objetivo (poder).